Reebok ONE Cushion

Reebok-Men-White-&-Grey-ONE-CUSHION-Sports-Shoes_a754f92758340d2137632e3aabdb4b07_images_1080_1440_mini

El ADN de la Reebok ONE Cushion, reflejado incluso en la distribución de los colores para su diseño, está basado en potenciar las 3 fases de la pisada: aterrizaje, transición y despegue. Este tecnología, la cual dota de diferentes densidades a su mediasuela, recibe el nombre de Foam Fusion.

Recomendadas para corredores los entrenamientos regulares, tanto a ritmos ligeros como vivos, de pisada neutra (perfecta para plantillas, debido a su ancha horma). Otra de sus virtudes es su gran ligereza (266 gramos para una talla 42 de hombre) en comparación con sus “rivales” de segmento.

Este modelo forma parte de la colección Otoño/Invierno 2013 de Reebok.

Posiblemente los más jóvenes no asocien a Reebok con la carrera a pie, pero hace años estuvo en vanguardia calzando, entre otros, a Abel Antón y Martin Fiz en sus días de gloria.

Dentro de esta nueva saga zapateril de la marca actualmente perteneciente a Adidas analizaré en esta review a las One Cushion, aunque es bueno recordar que también están encuadradas dentro de las One Series los modelos One Guide, One Cushion Trail y One Support Plus.

Reebok One 2

Empecemos por el principio. Pocas zapatillas dejan tan clara la filosofía bajo la que han sido construidos como estas One Cushion. Amortiguación, transición y respuesta es su ADN, el cual queda claro tanto en los 3 colores diferentes que se utilizan tanto en su diseño como en las propias inscripciones de su mediasuela correspondientes a sus 3 densidades diferentes de EVA: C43 (Cushion), T48 (Transition) y R52 (Responsive).

C43 en la parte trasera para asegurar una buena amortiguación, T48 en la zona del puente para aunar amortiguación y estabilidad y R52 que sacrifica amortiguación en favor de respuesta delante. Y la combinación funciona bien, haciendo cada parte su trabajo y sin que dé en ningún momento la impresión de que cada una vaya “a lo suyo”. A toda esta tecnología de diferentes tipos de EVA trabajando al unísono Reebok le da el nombre de Foam Fusion.

Por cierto, esta filosofía (de 3 en 1) no se circunscribe únicamente a su mediasuela sino que se respeta en un upper que también es dividido, en función de sus objetivos, en 3 colores.

Para maximizar su confort, utiliza la tecnología SmoothFuse que permite que en su construcción no aparezcan costuras ni en el interior ni en el exterior del upper. Un upper que a simple vista parece un poco endeble, especialmente en la parte delantera, pero nada más lejos de la realidad. Protege bastante bien del frío (he tenido el “placer” de rodar con ellas en temperaturas en torno a los 5 grados) y no da pistas que indiquen que su deterioro va a ser superior a lo habitual en una zapatilla de entrenamiento.

Indicar también que su horma es ancha, especialmente en la parte delantera (metatarso y dedos). Posiblemente no sean la mejor opción para corredores de pie bastante estrecho, pero el resto de corredores poniendo atención en el atado de los cordones obtendrán un buen ajuste. Si se atan “de cualquier forma” puede dar la sensación de que su ajuste no es bueno, pero a mi modo de ver el problema en este caso será nuestro y no de la zapatilla.

Ya que hablo de ellos de forma indirecta, reseñar que sus cordones no me acaban de convencer. Además de ser muy básicos, su longitud es demasiada lo cual lleva a tener que hacer virguerías para que los mismos no queden demasiado largos y nos lleguen a molestar durante la carrera. Tras escribir lo anterior mi decisión está tomada: en mis One Cushion los cordones de serie van a ser sustituidos por otros más apropiados.

https://www.youtube.com/watch?v=jPVGzlzDpp0

En lo referente a su suela, esta se adapta sin problemas tanto al asfalto como a caminos de tierra regulares tipo parque ya que tracciona perfectamente en ambas superficies.

Es bastante flexible, teniendo en cuenta el tipo de zapatilla qué es, a lo cual contribuyen de forma decisiva los 5 surcos transversales que incorpora en la parte delantera de su suela.

Por todo lo anterior, a lo que hay que sumar su increíble ligereza, pienso que encajan a la perfección dentro del segmento de las zapatillas de entrenamiento ligero. Eso si, son lo que son. A pesar de su ligereza que nadie espere en ella la respuesta de unas mixtas. Tras leer alguna información antes de poder calzármelas llegué a pensar que se acercaban más a unas mixtas que a unas de entreno pero no es así. Luego me di cuenta que estos pensamientos precipitados eran cosas mías ya que que en su nombre aparezca la palabra Cushion, amortiguar en inglés, es bastante significativo. Su drop de 13 milímetros (35/22) también es más propio de una rodadora que de una racer.

Por sus características, en mi opinión, son recomendables para los rodajes a ritmos algo vivos de corredores neutros, o que usen plantillas, de 70/75 kgs como máximo. Su combinación de amortiguación y ligereza también puede ser muy apreciada en pruebas de “largo aliento” (de 10k para arriba) siempre que uno no se ponga el dorsal con objetivos de cronos demasiado exigentes (menos de, aproximadamente, 4:15/km no es su negociado).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s