¿Agua fría o caliente después del entrenamiento?

La ducha post-entrenamiento tiene muchos beneficios, sin duda uno de ellos es el higiénico pero, además, para nuestro rendimiento físico. Descúbrelos.

La ducha post entrenamiento tiene mas beneficios en los que no solemos caer, sin duda alguna el higiénico es esencial y estoy seguro de que nadie después de entrenar se plantea no ducharse. Por eso voy a referirme al resto de pautas y beneficios que no solemos tener en cuenta.

Durante el entrenamiento la temperatura de nuestro cuerpo y de la sangre aumentan, esto produce que se dilaten los vasos sanguíneos próximos a las piel y se activen las glándulas de transpiración. Cuando terminamos nuestro entrenamiento seguimos sudando, el Doctor Gabe Mirkin explica que esto es debido a que nuestro corazón empieza a bajar su ritmo causando que el calor se acumule en tus músculos en lugar de enviarlo a la piel por esa razón la temperatura interna aumenta aún mas.

Y de aquí sacaremos nuestra primera conclusión, es aconsejable comenzar nuestra ducha cuando hayamos acabado de transpirar, esto puede durar alrededor de media hora. Si no respetamos este tiempo es muy posible que sigamos sudando incluso después de terminar nuestra ducha.

¿Por que el agua helada?

es-bueno-bac3b1arse-con-agua-frc3adaLa baja temperatura del agua hace que sientas las piernas más ligeras y descansadas, mientras que con el agua caliente, las venas se dilatan; con la fría sucede todo lo contrario: las venas se contraen y se activa la circulación, previniendo la aparición de várices y celulitis. De nada sirve consumir medicamentos y aplicarse cremas para combatir estos abominables enemigos, si sigues bañándote con agua caliente.

Así pues, los baños con agua fría contribuyen a tonificar los músculos, pues aumenta y favorece la circulación sanguínea, produciendo más oxigenación de los músculos.

El agua contribuye no sólo a la salud y al buen funcionamiento del sistema digestivo, sino que también contribuye con la belleza corporal externa al tomarla o dejarla correr sobre el mismo. Definitivamente, comenzar el día con un baño de agua fría ayuda a estimular las defensas del organismo y aumenta la producción de glóbulos blancos, fortaleciendo la resistencia del organismo frente a posibles enfermedades, como el asma, la gripe y los resfriados.La baja temperatura del agua hace que sientas las piernas más ligeras y descansadas, mientras que con el agua caliente, las venas se dilatan; con la fría sucede todo lo contrario: las venas se contraen y se activa la circulación, previniendo la aparición de várices y celulitis. De nada sirve consumir medicamentos y aplicarse cremas para combatir estos abominables enemigos, si sigues bañándote con agua caliente.

Así pues, los baños con agua fría contribuyen a tonificar los músculos, pues aumenta y favorece la circulación sanguínea, produciendo más oxigenación de los músculos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s