Como elegir el mejor calzado en función de nuestro tipo de pisada

Cómo elegir zapatillas según tu tipo de pie

La prueba de la planta del pie te servirá para determinar el grupo de zapatillas que os corresponde.

ARCO BAJO
Queda marcada casi toda la planta, indica mucha pronación. Justo tras el impacto del talón el pie rota hacia el interior. Eso es ineficaz, incómodo y puede provocar lesiones. Quien pisa así necesita zapatillas muy estables, con refuerzos en la cara interna de la mediasuela. A algunos les bastará con zapatillas de “estabilidad”, pero si esa pronación es excesiva o es un corredor que pase de 85 kg (72 las mujeres) tendrá que recurrir a la gama de “control de pisada”.

ARCO MEDIO

Queda huella de aproximadamente la mitad de la zona media, lo que se puede considerar una ligera pronación. Esta pronación no es contradictoria, todo lo contrario, ya que tras el impacto, la leve rotación del pie hace que ese impacto se absorba. Quien pise así puede elegir entre la mayoría de modelos del mercado; los más recomendables son los de la gama “estabilidad”. Los muy ligeros pueden optar por modelos de las gamas “neutra” o “rendimiento”.

ARCO ALTO

Si la zona media queda apenas marcada por el exterior, más aún si ni siquiera queda marcada, el arco es evidentemente alto. Son los llamados supinadores, el grupo minoritario. Este tipo de pisada provoca que el impacto apenas lo absorba el pie y llegue directamente a la pierna. Estos corredores necesitan zapatillas de gama “neutra” en las que prima la absorción del impacto y que al tener la mediasuela blanda provoquen la necesaria pronación leve.

¿QUÉ TIPO DE ZAPATILLA ESTÁS BUSCANDO?

Control de Pisada

Para corredores con arco bajo, con media a gran pronación, que necesitan máximo control en el talón y mucho soporte en el interior. Suelen ser corredores pesados.

Estabilidad

Corredores pronadores leves, con arcos de bajo a medio. Necesitan algo de ayuda a la estabilidad más una buena amortiguación.

Neutras

Para quien necesita solamente amortiguación, sin ayuda a la estabilidad. Son corredores eficaces, con arco de medio a alto, y que no suelen apoyar el talón sino desde la mitad del pie hacia delante.

Alto Rendimiento

Para ir deprisa; ya sea en competición o en entrenamiento si se es ligero y con pisada eficaz. No pasan de 300gr y duran menos que las de los otro tipos.